lunes, 21 de marzo de 2016

9 Ideas que te harán ganar Luz en la Cocina


Para potenciar al máximo la luminosidad de la estancia hay que tener en cuenta algunos sencillos consejos, tan prácticos como efectivos. Optar por tonos claros y no recargar el espacio con muebles son alguno de ellos.

  1. Planifica la distribución del espacio. Para beneficiarse al máximo de la luz natural de la estancia conviene que la disposición de los elementos no obstaculice su libre circulación por todo el ambiente. Una medida que no solo aporta una gran calidez del espacio, sino que también supone ahorro de electricidad. Lo normal es situar lo más cerca posible de las aberturas al exterior la zona de superficie de trabajo, lo que incrementa la seguridad del usuario.
  2. Abrir un tragaluz. Si al plantearse la distribución de la cocina se provee la modificación arquitectónica de la parte de su estructura es el buen momento de evaluar la apertura de un buen tragaluz en la estancia. Una abertura que además permite que el ambiente disfrute de luz natural, proporciona una cálida luz cenital todo el conjunto.
  3. Elegir encimeras de topes neutros. Las tonalidades neutras como el beige y el crema, proporcionan calidez y serenidad al ambiente, al tiempo que amplían visualmente el espacio y son muy facies de combinar. Así mismo potencian la sensación de luminosidad, por lo que son una excelente elección tanto para las superficies de trabajo como para la zona del antepecho.
  4. Prescindir de zócalos. Un truco muy eficaz para conseguir que la luz circule sin problemas por la estancia consiste en prescindir de zócalos en los módulos inferiores. Para que esta medida sea realmente efectiva lo ideal es suspender los rodapiés en los módulos de la isla o península, ya que al estar dispuestas en el centro del ambiente favorecen el paso de la luz, al tiempo que consiguen que la estancia gane en profundidad.
  5. Crear un cálido rincón de zona de trabajo. Ubicar la zona de trabajo junto a la ventana, es la mejor manera de iluminar de zona natural esta zona de la estancia. Para evitar la formación de sombras conviene reforzarla con una o varias lámparas de suspensión que se dispondrán por encima del sobre de la mesa.
  6. Decantarse por espacios abiertos. Siempre que las dimensiones de la vivienda lo permitan y las necesidades de los usuarios lo aconsejen resulta muy práctico abrir la cocina al resto de zonas de día de la casa. Existen distintas maneras de hacerlo, eliminando por completo los tabiques ciegos existentes , levantando muros de pavés, ubicando paneles de cristal transparente… todas estas opciones ayudan a facilitar las tareas diarias, consiguen que el espacio parezca mucho más grande de lo que es en realidad y, sobre todo, contribuye a que la luz se propague sin obstáculos por todos los rincones. Una medida que resulta especialmente indicada en cocinas que carecen de luz natural.
  7. Instalar ligeras vitrinas. Reemplazar los frentes ciegos de algunos armarios por frontales de cristal es una solución muy socorrida para crear profundidad visual en la estancia y potenciar la sensación de amplitud, sin olvidar que también resulta de gran ayuda para favorecer la luminosidad del ambiente. La mejor alternativa son los frentes de cristal transparentes, si bien también se comercializan frontales de vidrio traslucido o de variados colores.
  8. Optar por maderas de tonalidades suaves. Los muebles de madera encajan en cualquier ambiente decorativo, nunca pasan de moda y añaden un toque de calidez a la estancia. En cualquiera de las opciones disponibles en el mercado, las variedades más claras, como el roble, el arce y el haya, contribuyen, asimismo, a aportar una nota de luminosidad.
  9. Pintar los muros de blanco. Si la pintura de las paredes o los diferentes revestimientos  ya sean gres, piedra natural o materiales sintéticos se escoge de color blanco o en tonos neutros se potencia la luminosidad del ambiente , al tiempo que se crea mayor sensación de amplitud en la estancia, y esta parece más grande y despejada de lo que es en realidad. Otros recursos efectivos para lograr mayor amplitud visual consisten en revestir los muros con baldosas dispuestas horizontalmente o bien en alicatar únicamente hasta media altura. Cremas, vainillas y blancos son algunos de los tonos más indicados para las paredes de la estancia.



A la hora de planificar un ambiente siempre se tiene un estilo propio y peculiar pero nunca esta demás tener ideas a la hora de decorar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Destacado de La Semana